Mastitis en perros

 en Sin categoría

La mastitis en perros es una de las enfermedades más comunes que afectan a las perras en la lactancia o que recién han dado a luz, e incluso puede darse en perras no embarazadas, por embarazos psicológicos. La mastitis en perros es una enfermedad más grave de lo que se puede pensar en un primer momento.

La causa principal de la mastitis en perros es la bajada de las defensas que la madre sufre después del parto de sus cachorros. Esto provoca que unos gérmenes llamados estafilococos se instalen en la leche materna y de ahí pasen a las mamas, produciendo una dolorosa infección para la perra. Se trata de una inflamación de las glándulas mamarias que puede aparecer con o sin infección y que puede darse en una o varias glándulas con un grado de afectación variable según el caso.

Normalmente, cuando los cachorros maman, empujan instintivamente las mamas con las patitas para extraer la leche, arañando así el pezón de su madre con sus afiladas uñas, lo cual puede permitir que una infección bacteriana comience en los conductos de la leche, así como el daño por la succión. Es en ese momento cuando puede producirse una mastitis, que, si no es tratada correctamente, puede acabar afectando a los cachorros, ya que la leche puede volverse tóxica para ellos, pudiendo acabar incluso con su vida.

Las perras que acaban de parir necesitan una alimentación de alta calidad con extra de nutrientes; un buen pienso es fundamental para que la perra se recupere del esfuerzo del parto y para que su sistema inmunológico vuelva a la normalidad.

Síntomas de la mastitis

Es muy importante identificar los síntomas que presenta nuestra perra. Uno de los principales síntomas de la mastitis en perros es precisamente la falta de apetito, que suele tener como consecuencia que esté desganada, triste, y pierda peso. No es normal que una perra que ha parido esté decaída o sin hambre, sino todo lo contrario, suelen pedir más comida que de normal para cubrir sus carencias a causa del parto.

Si nuestra perra presenta alguno de los siguientes síntomas, es muy probable que padezca una Mastitis u otra enfermedad infecciosa:

  • Falta de apetito inusual
  • Debilidad
  • Apatía
  • Decaimiento
  • Inflamación y/o enrojecimiento de sus mamas
  • Fiebre
  • Vómitos y/o diarreas
  • Inflamación inusual de las mamas
  • Enrojecimiento excesivo de las mamas

Hay que tener especial cuidado, porque si tuviera mucho dolor en los pezones, podría dejar de alimentar a sus cachorros y esto podría provocar su muerte.

Cómo prevenir esta enfermedad

Prevenir la mastitis en perros no siempre es simple. Sin embargo, cuanto más limpia esté la zona en la que la madre amamanta a los cachorros, menos riesgo se corre de que se presente esta condición, por eso se recomienda: limpiar las mamas de tu perra con gasas húmedas regularmente y, si es posible, recortar las uñas a sus cachorros, y también fijarse en si los cachorros ingieren leche de todas las mamas. Otra cosa muy importante es limpiar con frecuencia las deposiciones de los cachorros para evitar que las pisen y transfieran los gérmenes a través de las garras.

De todos modos, si piensas que tu perra puede estar sufriendo mastitis, ¡es muy importante que la lleves al veterinario! Si tu perra no recibe el tratamiento adecuado, podrían tener que extirparle las mamas, o incluso producirle la muerte.

Una vez en el veterinario, le realizarán las pruebas correspondientes. Normalmente, le realizarán un examen físico, un análisis de sangre y un cultivo bacteriano para ofrecerle el tratamiento más adecuado. Posteriormente, lo más probable es que le administren antibióticos para que la infección desaparezca, e incluso apósitos de agua caliente para mejorar el estado de sus mamas. También es importante separar inmediatamente a los cachorros de la perra para evitar que consuman la leche contaminada.

Si la mastitis en perros está muy avanzada (con abscesos o mastitis gangrenosa), deberán pasar por quirófano para proceder a la extracción de las mamas.

Existe cierta controversia sobre si seguir amamantando cuando se sufre mastitis en perros. En general, se recomienda continuar con la lactancia natural, ya que la leche infectada o con antibióticos no suele ser un problema para los cachorros, pero debemos tener en cuenta que la composición de la leche será más pobre. Nuestro veterinario nos indicará si los cachorros pueden seguir mamando o si, por contra, debemos alimentarlos con leche especial para perros.

Cuando el tratamiento ha sido el adecuado, el pronóstico es favorable en la mayoría de los casos, y se debería haber recuperado en una semana.

Efectos de la mastitis en los cachorros

La mastitis en perros, como hemos dicho anteriormente, también puede ocasionar problemas a los cachorros. Si la leche llega a ser intoxicada por la bacteria, pueden llegar a sufrir algunos de los siguientes problemas:

  • Problemas cutáneos, pérdida de pelo o aparición de llagas.
  • Debilitamiento de los cachorros de la camada.
  • Quejas constantes.
  • Sufren trastornos digestivos.
  • Pierden peso rápidamente o no suben de peso en dos días.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En caso de que dos o más cachorros de la camada presenten estos síntomas, lo mejor es acudir al veterinario para que se le haga un test de calidad de la leche, que consiste en medir el pH de la misma. Normalmente, el pH de la leche materna es neutro, pero en el caso de mastitis en perros se torna ácida.

La mastitis en perros se puede producir tanto en hembras como machos, y ellas pueden desarrollar mastitis cuando no están embarazadas o criando cachorros. La mastitis que ocurre en un perro que no está amamantando cachorros puede ser causada por cáncer de las glándulas mamarias y necesita atención urgente.

Como ya sabéis, siempre que vuestro animal presente algún síntoma, debemos consultar a nuestro veterinario, y no debemos aplicarle ningún tratamiento por nuestra cuenta. ¡Infórmate de más en Vetersalud!

Otras publicaciones

Dejar un comentario