Psicología canina, más compleja de lo que parece

 en Sin categoría

¿Sabías que los perros tienen una inteligencia similar a la de un niño de dos años? Eso quiere decir que son como esponjas, y son capaces de aprender cosas que jamás pensarías que serían capaces.

Es por ello que la domesticación y educación de tu perro es necesaria aplicarla junto a la psicología canina, ya que te ayudará a obtener unos mejores resultados y comportamientos. Es muy recomendable que este proceso de aprendizaje se inicie cuando son cachorros, aunque es común aplicar la psicología canina tras la contemplación de diversas conductas inadecuadas de nuestro canino.

Para que te hagas una idea, la psicología canina se centra en comprender a tu perro e intentar controlar los malos hábitos que ha adoptado por diversas causas. Para intentar corregir algunos de los comportamientos de tu perro y evitar así problemas con el mismo, hoy vamos a enseñarte las bases principales de la psicología canina.

Psicología canina: nociones básicas

En primer lugar, debemos tener presente que, al igual que las personas, los perros, como seres vivos que son, necesitan afecto y cercanía de otros seres vivos. Puede parecer una tontería, pero lo cierto es que es el principal pilar de la domesticación de un animal de compañía. Se han dado casos en los que los dueños han logrado estrechar una relación tan fuerte con su mascota que esta ha pasado a ser su principal vínculo social.

El afecto y cariño son muy importantes porque pueden condicionar directamente en la forma en la que se relaciona el perro con otros animales o personas. A través de caricias, juegos y una buena educación, lograremos que nuestro perro sea sociable y cariñoso, con nosotros y con los demás. Pero cuando hablamos de psicología canina debemos tener en cuenta que no se trata de acariciarlo y darle mimos en cualquier momento, sino que lo correcto es hacerlo tras una orden, como: «siéntate», «ven aquí», etc., y en caso de cumplirlo es cuando debes mostrarle afecto y cariño. Debemos tener en cuenta que los comportamientos premiados tienden a la repetición por parte del canino.

Psicología canina

No debes olvidar que tu canino te conoce muy bien y sabe cuáles son tus comportamientos más comunes, así como tu estado de ánimo. Es por ello que, en alguna ocasión, tu perro se ha acercado a ti sin necesidad de llamarlo, porque siente la necesidad de darte apoyo y cariño, igual que tú le das a él. Esto se debe a su psicología canina, y es, principalmente, ¡lo que lo caracteriza como el mejor amigo del hombre.

Debido a los dotes sociales y de empatía de los perros, siempre se les ha considerado el mejor animal de compañía. Les gusta vivir en sociedad, y por eso sufren tanto cuando se separan de su madre y/o hermanos. La falta de socialización supone, en múltiples ocasiones, problemas de comportamiento. Es por ello que se recomienda que los perros empiecen a socializarse a una edad temprana.

Los perros descienden de los lobos y, por ello, inevitablemente, tienden a crear una jerarquía de poder en su círculo más cercano. A través de la domesticación, logramos un rol de obediencia y fidelidad hacia nosotros. Un pequeño truco es colocarlo con la barriga hacia arriba, ya que esto es signo de sumisión. Para lograr una correcta psicología canina es importante marcar quién manda para evitar comportamientos de superioridad del animal, debido a la falta de presencia de un líder en su entorno o «manada». De esta manera, no solo evitaremos posibles comportamientos negativos y/o agresivos por parte del perro, sino que también lograremos que tenga una estabilidad emocional fuerte.

Un pasado de penumbra y pobreza del perro es un factor muy importante en el comportamiento y los malos hábitos de algunas mascotas, ya que influye directamente en posibles problemas de estrés, depresión, agresividad, apego a su cuidador o posesividad. Esta última deriva de la hambruna que ha sufrido el perro de manera prolongada. La depresión, en cambio, puede derivarse de una mudanza o la llegada de un nuevo miembro a la familia, lo que podríamos calificar como celos, aunque este es un sentimiento humano y no debe entenderse como tal.

Psicología canina

En algunas ocasiones, existen problemas de conducta basados, única y exclusivamente, en problemas de salud. El único remedio ante esta situación es llevar al perro al veterinario lo antes posible para poder poner fin a su malestar y enfermedad.

En muchas ocasiones, relacionamos ciertos comportamientos de los perros con su raza, pero en la psicología canina nos centramos en entrenar al perro y no a la raza, puesto que, en cuanto a domesticación se refiere, el proceso es igual independientemente de la misma.   

 Como se ha mencionado anteriormente, es muy recomendable aplicar la psicología canina en cachorros, ya que en sus primeros años de vida se encuentran en el periodo de aprendizaje y domesticación, y el más importante. De este modo, evitaremos malos hábitos de comportamientos por parte del perro que pueden acarrear consecuencias negativas para ti y tu fiel compañero, que afectarán directamente a vuestra relación. Si tienes alguna duda de cómo aplicar estas técnicas expuestas, no dudes en consultarlo con nosotros en cualquier clínica Vetersalud.

Otras publicaciones

Dejar un comentario