Razas de perros peligrosos

 en Sin categoría

Las razas de perros peligrosos se incluyen dentro del real decreto 287/2002 en la ley española, la cual desarrolla la ley sobre la tenencia de animales potencialmente peligrosos. Este decreto califica a las siguientes razas de perros peligrosos.

Pitbull Terrier. La fama negativa fue adquirida entre los años 1700 y 1800, cuando cruzaron a las razas de bulldog y terrier, resultando un híbrido entre ambos. En esa época eran utilizados para pelear en fosas, primero con toros, posteriormente con ratas y ocasionalmente con otros perros. Su línea de peligrosidad continuó cuando los pandilleros empezaron a utilizarlo como perros de lucha, con collares de pinchos y posturas agresivas. Muchos estudios buscan un gen agresivo dentro del ADN de los pitbull terrier; sin embargo, es difícil culpar a la genética. Ellos son como cualquier otro perro: si son educados correctamente y criados adecuadamente no deben causar ningún tipo de problema. Pese a esto, es considerada dentro de las razas de perros peligrosos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Staffordshire Bull Terrier. Es una raza con más de 200 años de historia. Estos perros son un cruce entre bulldogs inglés y terriers de la época, creados con fines lúdicos para el ser humano. En Staffordshire, era común entre los mineros de la zona llevarlos al trabajo para realizar combates durante los descansos del trabajo, a veces con fines de distracción o para poder ganar algo de dinero para sobrellevar la pobreza extrema de la época. Es un perro muy inteligente y extremadamente afectuoso con los niños; aun así, entra dentro del sector de razas de perros peligrosos.

American Staffordshire Terrier. Descendiente del Staffordshire Bull-Terrier, fue cruzado en Estados Unidos. La selección de perros que obtuvieron para el cruce contaba con unos ejemplares grandes y vigorosos, y fue un cruce que pasó a ocupar un lugar destacado entre los perros denominados ‘Pit-Bull’. Actualmente, el perro inglés Staffordshire Bull-Terrier y el American Staffordshire Terrier pertenecen a dos razas bien diferenciadas. Provocar que desarrolle tendencias agresivas está penado y es una práctica condenable, ya que puede suponer un peligro. También es verdad que no ven a las personas como potenciales oponentes, aunque es recomendable adiestrarlos desde cachorros y empezar a socializarlos desde bien jóvenes. Puede ser considerado el perro más peligroso dentro de las razas de perros peligrosos.

Rottweiler. Los pastores romanos ya criaban a los antepasados de estos perros y se podía apreciar la fuerza, agilidad y vitalidad que desprendían. Posteriormente, en los mercados medievales, los comerciantes de pando y los carniceros solían llevar a este perro con una cartera de cuero al cuello para alejar a cualquier tipo de latón / carterista y, finalmente, la policía del siglo XX empezó a evaluar qué perro podría serles de mayor ayuda y, en 1910, se estableció al Rottweiler como perro policía y de detección. Esta raza, perteneciente a las razas de perros peligrosos, considerada así por un tópico de la sociedad, es de naturaleza tranquila, con un carácter divertido y amistoso, además de por ser muy obediente y extremadamente mimoso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dogo argentino. Los hermanos Martínez, a principios del siglo XX, hicieron cruces del perro de combate de Córdoba con Mastines, Perros de montaña de los Pirineos, Dogos alemanes, Boxers, Mastiffs, Bulldogs, Pointers, Irish Wolfhounds… con el objetivo de obtener un perro que fuese híbrido de todos los anteriores. En 1928, se redactó el primer estándar, aprobado por la FCA (Federación Cinófila Argentina) en 1965. No fue hasta 1973 que la FCI (Federación Cinológica Internacional) reconoció esta primera y única raza canina de origen argentino. Son perros muy activos, enérgicos, ágiles y valientes. Les gusta la compañía y necesitan el contacto con su amo. No ladran casi nunca y su educación debe ser firme, pero sin brutalidad, ya que son perros muy susceptibles. Se encuentra dentro del top 3 de razas de perros peligrosos.

Dóberman. A finales del siglo XIX, el alemán Louis Dobermann recaudaba impuestos y necesitaba un perro guardián para que le acompañase en sus visitas. Louis también llevaba la perrera local y podía tener acceso a muchos animales extraviados. Se cree que Dobermann cruzó muchas razas para poder conseguir el dóberman. Algunas razas que se cree que utilizó son el rottweiler, el pinscher alemán, el gran danés, el pastor alemán, el Manchester terrier, el galgo inglés y el pastor de pelo corto. Los dóberman son perros muy enérgicos y necesitan practicar mucho ejercicio. En el caso de que el animal no lo practique, puede volverse irritable o incluso agresivo. Estos detalles son los que hacen que sean considerados como razas de perros peligrosos.

Bóxer. Se desarrollaron en Alemania en el siglo XIX, inicialmente como perros para peleas con toros y más tarde como ayudantes de carniceros para controlar el ganado en los mataderos. Existen diversas teorías sobre su nombre: algunos historiadores de razas afirman que su nombre se debe a la palabra alemana boxl (matadero). Otra teoría es que su nombre viene a la forma en la que coloca sus patas delanteras para jugar, de una forma muy similar a las de un boxeador humano. Son perros inteligentes, muy enérgicos y les encanta jugar. Su temperamento refleja su crianza y prefieren la compañía de sus propietarios y son mascotas fieles que protegerán a su familia. Pocos bóxers suelen ladrar, aunque si lo hacen es por un buen motivo. Suelen llevarse bien con otros animales si han crecido con ellos, pero suelen tener fama de atacar a otros perros y gatos del vecindario en el caso de que se encuentren sueltos. Debido a esto entran dentro de las razas de perros peligrosos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dogo Canario. Surge de un cruce entre el perro majorero, – un perro prehispánico de la isla de Fuerteventura y muy difundido por todo el archipiélago – y perros molosoides originarios de las islas británicas. A lo largo del siglo XVIII los británicos extendieron en Canarias sus tradiciones deportivas relacionadas con el perro como combatiente. Es un perro guardián y su temperamento es equilibrado y de gran seguridad en sí mismo. Es un gran compañero para los niños y los protegerá con enorme amabilidad y dulzura. Para esta raza, al igual que otras donde el perro es de un tamaño grande, se recomienda dividir la ración de alimento diaria y ofrecer al animal dos comidas al día.

Bull Terrier. Es un perro de constitución fuerte y musculosa. Su cabeza tiene una forma ahuevada y larga muy reconocible, que termina en un hocico romano. Esta raza fue obtenida tras el cruce entre un Bulldog con un Terrier y fue creada para peleas con toros. El Bull Terrier miniatura existe desde hace tanto como su estándar, y fue reconocido como raza por el Kennel club en 1939. Son perros amigables y muy afectuosos, adoran la compañía y no es recomendable dejarlos solos. Son plácidos, pero debemos recordar que son perros de lucha y podrán reaccionar si se le desafía, aunque normalmente no darán el primer paso. El cine y la sociedad ha hecho que esta raza se considere dentro del grupo de razas de perros peligrosos.

Otras publicaciones

Dejar un comentario