Vademécum veterinario: qué es, para qué sirve y cómo me puede ayudar

 en Sin categoría

¿Has oído hablar del vademécum veterinario pero no sabes con exactitud qué es? No te preocupes, es normal. Si todavía no te dedicas profesionalmente al mundo veterinario o estás formándote en este campo todavía, es importante que sepas qué es este documento, para qué sirve y en qué te va a ayudar, tanto en tu proceso formativo como en un futuro en tu labor profesional.

¿Qué es un vademécum veterinario?

Un vademécum veterinario no es más que un documento que desempeña la función de recopilar, almacenar y, en definitiva, recoger todos los medicamentos que existen disponibles tanto a nivel nacional como mundial. Podrás encontrar tanto vademécums médicos, enfocados a profesionales de la salud especialistas en el trato a personas, como vademécums focalizados en el mundo animal, imprescindibles para veterinarios y profesionales que se dedican a curar, cuidar y tratar con todo tipo de animales.

En este caso, nosotros trataremos en este texto el vademécum veterinario y todas sus características puesto que, como es obvio, nuestro ámbito de especialización es el sector veterinario.

¿Cuál es la función principal de un vademécum veterinario?

Años atrás, los profesionales de la medicina recurrían a miles de libros para tratar de documentarse a la hora de diagnosticar a sus pacientes, fueran personas o animales. Eran muchos los libros que se publicaban cada año, cada uno especializado en una rama de la medicina. De esta forma, tanto médicos como veterinarios estaban obligados a actualizar su documentación si querían estar seguros de emplear los medicamentos más efectivos para sus pacientes.

Años después aparecieron los primeros vademécums. Su formato seguía siendo físico, pero ya supuso un importante avance, dado que en un mismo libro podías encontrar todas las soluciones. Eso sí, debía ser renovado cada año.

La eclosión de Internet, como en tantos y tantos aspectos, supuso también una total revolución en el mundo de la medicina. Los vademécums pasaron a formato digital y, hoy en día, se actualizan periódicamente de forma casi automática. Además, incluso pueden ser descargados, facilitando así su trabajo con este tipo de documentos y pudiendo ser consultados en cualquier momento, en cualquier formato y en todo tipo de plataforma.

Por tanto, ¿cuál es la función del vademécum vaterinario? Sirve de documento guía que, a modo de consulta, aconseja al veterinario acerca de cuál es el mejor tratamiento para nuestra mascota.

vademécum veterinario

¿Qué información podemos encontrar en un vademécum veterinario?

Ahora que ya sabemos en esencia qué posee un vademécum, creemos conveniente incidir en la forma en la que encontrarás esa información. Destacamos las principales características de un vademécum veterinario:

Nombre del medicamento

Como si de un diccionario se tratara, el primer elemento que encontrarás es el nombre del medicamento. Lo podrás identificar a través del medicamento genérico o del principio activo, siempre en función de cada caso.

Formato del medicamento

Dicho en otras palabras: la forma en la que viene el medicamento. De esta manera podremos tener información exacta de si vamos a recetar comprimidos, cremas, píldoras, jarabes o pastillas, por poner unos cuantos ejemplos.

Este apartado, aunque pueda parecer baladí, es muy importante pues a la hora de prescribir un medicamento u otro es esencial conocer de forma exacta su concentración y, por supuesto, la dosis que este contiene.

Además, muchas veces un mismo medicamento lo puedes encontrar en varios formatos. Existen casos en los que hay pacientes que son intolerantes a ciertas fórmulas. De esta manera, si unas pastillas pueden ser un inconveniente, quizás otro tipo de formato sí pueda resultar efectivo.

Marca

En este caso, los medicamentos vienen acompañados o bien de las marcas que los comercializan o bien través del instituto, laboratorio y demás entidades farmacéuticas que los trabajen. Es información que, aunque pueda parecer irrelevante al principio, puede suponer útil en casos concretos.

Indicaciones o instrucciones

Como no, un vademécum veterinario debe contar con las indicaciones que acompañen al medicamento. De esta forma podremos recetarlos y explicar a nuestros pacientes cómo emplearlos. En nuestro caso, el sector de la salud de los animales, recetamos una serie de medicamentos que, como es obvio, no tomarán los animales de forma propia, sino que serán sus dueños quienes se lo administren. Así, el veterinario podrá explicar detalladamente cuantas veces a la semana suministrarlo, cómo aplicarlo y hasta cuándo es conveniente seguir con el tratamiento.

Cantidad necesaria/recomendada

Este punto va muy ligado al anterior, dado que las indicaciones deben ir siempre de la mano de la dosis conveniente para cada caso. Ten en cuenta que, en el caso de las personas, en función del peso o simplemente del hecho de tratarse de personas adultas o no ya variará la cantidad a suministrar. Sin embargo, si traspasamos esto al ámbito animal, dependerá de la especie a tratar, la raza, la edad… Son muchos los elementos que entran en juego a la hora decidir una cantidad u otra. Por ello un vademécum veterinario es tan provechoso.

Consejos y advertencias

Por último, un vademécum veterinario te aportará información necesaria respecto a efectos secundarios, advertencias y casos en los que es mejor no recetar este tipo de medicamento. También incidirá en reacciones, posibles descompensaciones de patologías asociadas y demás efectos que puede desencadenar el medicamento en cuestión en un contexto particular. Es importante poner en valor este apartado, pues evitará posibles afecciones no deseadas e impulsará el nivel de efectividad del tratamiento que vayas a diagnosticar.

En definitiva, como podéis observar, un vademécum veterinario es una herramienta vital para todo profesional del mundo veterinario. Emplearlo adecuadamente conociendo todas sus posibilidades te socorrerá a la hora de desempeñar tu trabajo.

Otras publicaciones

Dejar un comentario

Animales exóticoscomo bañar a un perro //